Synchrony: un marco para innovar en la gestión

Innovar dentro de una organización no es una tarea fácil: cada empresa necesita una solución a medida para su problema de innovación particular. Sin embargo, a pesar de que muchas empresas dedican esfuerzos significativos al desarrollo de sus productos o servicios, muy pocas cuentan con un proceso específico para la Innovación en la Gestión. Por eso, en la conversación de hoy voy a hablaros de Synchrony, un marco de innovación en la gestión que he desarrollado a lo largo de mi carrera profesional y que me ha servido para lanzar iniciativas de innovación en áreas tan diversas como el marketing, las ventas y las operaciones.

En contra de lo que mucha gente puede pensar, en la práctica, no suele ser la escasez de buenos consejos e ideas lo que nos impide innovar. Es verdad que, en muchas ocasiones, necesitamos mecanismos para fomentar nuevas ideas e iniciativas. Pero en otras circunstancias, el reto no está en la falta de ideas, sino en cómo proteger las iniciativas de innovación -generadas por las personas más innovadoras de la organización- del legado anterior, que no sólo no ayuda a poner en marcha las iniciativas, sino que, en no pocas ocasiones, hace todo lo posible para resistirse a los cambios de poder personal que las innovaciones provocan.

En otros momentos necesitamos poner énfasis en la capacidad de ejecución de nuestra organización para hacer de la innovación una realidad. Por ello no nos es difícil recordar experiencias de buenas ideas para las que no encontramos vías de financiación adecuadas; otras a las que no dedicamos los recursos adecuados; y ocasiones en las que no fuimos suficientemente disciplinados en la ejecución de las mismas. La conclusión es que los diferentes retos de innovación requieren soluciones diferentes, y no siempre la mejor práctica de otra empresa nos sirve para resolver nuestros propios retos de innovación.

Synchrony: un marco para innovar en la gestión.

SynchronyEl marco propuesto considera el proceso de innovación como un conjunto de acciones en cadena que son necesarias para traducir la innovación en valor para la organización. La práctica nos enseña que puede haber uno o más pasos que se han realizado muy bien, y uno o varios pasos que se han realizado mal. Viendo así la cadena de valor de la innovación en su conjunto, como gestores podemos identificar los pasos que se han realizado mal y corregirlos.

La premisa de partida es que la sincronía es necesaria para crear el valor en el proceso de innovación. En las organizaciones, esa sincronía requiere el alineamiento de los tres aspectos clave para la gestión: la parte estratégica, la parte organizativa y la parte operativa.

Debemos dibujar un triángulo perfecto: si una empresa quiere innovar, debe lanzar iniciativas de innovación concretas que sean capaces de transformar la organización mediante nuevos procesos de negocio; debe alinear la organización y crear una visión compartida por todos de los cambios que se requieren; y debe tener la capacidad de ejecución suficiente para convertir esos nuevos procesos de negocio en resultados operativos. Es decir, que para lograr que la innovación cree valor en términos de nuevas prácticas de gestión, nuevos procesos de negocio y nuevas estructuras operativas, hemos de lograr la sincronía organizativa en los tres niveles:

La Sincronía Estratégica consiste en transformar el liderazgo en iniciativas concretas de innovación.

La Sincronía Organizativa consiste en desarrollar una visión compartida por todos alineando capacidades y recursos con las iniciativas de innovación.

La Sincronía Operativa se basa en la capacidad de ejecución, y consiste en transformar los procesos en resultados concretos y medibles.

Sincronía Estratégica: Traducir la estrategia en ación

Debemos asegurarnos de que la estrategia de innovación es clara, de que es compartida y ejecutable, y de que los líderes de le empresa están listos para contribuir con sus objetivos -sincronizados “en cascada” con los objetivos de la organización- hasta transformarlos en hechos. Dentro de la Sincronía Estratégica encontramos 3 aspectos básicos:

Alinear organización y estrategia. Debemos diseñar un plan de comunicación claro, que llegue desde el compromiso del equipo directivo hasta el último actor necesario para la ejecución de la estrategia.

Traducir la estrategia en acción. Resulta imprescindible crear una infraestructura operativa que sea capaz de gestionar el crecimiento y la ejecución de las nuevas estrategias de negocio. El objetivo es que la estrategia se convierta en un trabajo compartido por todos, y no sólo en una decisión de la cúpula directiva.

Gestión del cambio. Hay que asegurarse de que el equipo directivo tiene clara la estrategia, de que asume el esfuerzo que supondrá llevarla a la práctica, y de que se encuentra realmente comprometido con la obtención de los resultados esperados.

Sincronía Organizativa: potenciar el talento digital

Las organizaciones deben prepararse para los retos de la Empresa 2.0 y del futuro, teniendo en cuenta siempre los riesgos y las barreras internas. Deben ser capaces de utilizar las tecnologías Web 2.0 para mejorar la colaboración, la generación del talento y el conocimiento, y la productividad. El liderazgo 2.0 se construye potenciando las nuevas capacidades. Estos son algunos aspectos clave:

Crear conciencia. Hay que suministrar un mensaje poderoso a los directivos y a otros miembros clave de la organización para ayudarles a entender la importancia de una ejecución efectiva dentro del proceso de innovación.

Potenciar habilidades. Debemos ser capaces de construir capacidades ejecutivas en todas las personas involucradas dentro del proceso de cambio. Podemos emplear herramientas como el coaching o la aplicación de proyectos relacionados.

Desarrollar el conocimiento experto. Resulta fundamental construir un conocimiento interno experto, preparando a los agentes clave y a los equipos de modo que se conviertan en recursos fundamentales para la organización en su papel de líderes, especialistas y entrenadores.

Crear sistemas de innovación. En muchas ocasiones, conviene establecer procesos y equipos internos que den soporte a la ejecución de los proyectos de innovación.

Sincronía Operativa: desarrollar la capacidad de ejecución

La teoría no sirve de nada sin la práctica. La empresa debe desarrollar sus capacidades de ejecución para afrontar los desafíos actuales y futuros, empleando las mejores prácticas y las herramientas más adecuadas para lograr los resultados operativos de negocio. Estos son algunos aspectos clave:

Gestión ejecutiva. Debemos realizar un seguimiento efectivo del proyecto de innovación para asegurarnos de que marcha por el camino trazado. Conviene crear un sistema de referencia que nos proporcione información objetiva y adecuada. También resulta vital identificar los riesgos y las necesidades, y analizarlos antes de tomar las decisiones clave. Para poner en práctica esas decisiones debemos ser capaces de orquestar todos los recursos, incluidos proveedores y vendedores. En definitiva, se trata de garantizar la consecución de los objetivos de negocio.

Aplicación o ejecución. La fase de aplicación o ejecución comprende todas las actividades que arrancan después de la experimentación inicial y llegan hasta el punto en que la innovación en el management está, por primera vez, completamente operativa. Esta fase puede resultar difícil de gestionar, y es posible que aparezcan importantes resistencias internas, tal y como sucede con cualquier programa importante de gestión del cambio dentro de una gran organización. Para gestionarlo de manera efectiva es necesario tener unas condiciones de apoyo dentro de la organización, y la asunción de un papel activo por parte de los actores internos y externos involucrados

El lado humano del cambio. El objetivo final es hacer que la innovación y el liderazgo sea un trabajo compartido por todos. Debemos aplicar un enfoque disciplinado y estructurado para identificar los riesgos dentro del equipo y reducirlos al mínimo. Es muy importante asegurarse de que el apoyo al cambio se encuentra implantado y bien afianzado. Para conseguirlo, hay que trabajar tanto con el equipo de negocio como con el de desarrollo, poniendo en valor y potenciando el lado humano del cambio.

A modo de resumen

  • La innovación en el management supone la aplicación de una nueva práctica de gestión, un nuevo proceso de negocio o una nueva estructura operativa que modifica, de manera significativa, la forma en que se realiza la labor de gestión en las organizaciones.
  • La innovación en la gestión supone tanto la invención de nuevos modelos de gestión como la ejecución efectiva de los mismos, de forma que generen realmente resultados positivos y ventajas competitivas sostenibles para la organización innovadora.
  • La innovación en la gestión genera cambios significativos en la organización que la adopta, por lo que la ejecución de los mismos conlleva -como todo proceso de innovación- un importante nivel de experimentación y riesgo.
  • La innovación en la gestión tiene como fin promover y profundizar en los objetivos de la organización. Parece obvio, pero es importante destacarlo, ya que ésta es la principal razón por la que las empresas están dispuestas a involucrarse en el a veces arriesgado proceso del Management Innovation.

*Puedes ver el contenido de este post resumido en la siguiente presentación:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s